domingo, 30 de agosto de 2015

'La hija del mar' de Mireille Calmel

Este libro, a parte de formar parte del reto "Libros olvidados", tiene otra historia. Todo empezó hace unos años cuando mis amigas y yo teníamos un club de lectura. Habíamos escogido como lectura veraniega Lady pirata, una novela que explicaba la vida de una de las mujeres piratas más reconocidas, pero lo que ignorábamos es que el libro estaba inconcluso y con un final tan abrupto... El problema es que su segunda parte no estaba editada en España. Varios años después yo seguía con el runrún y por fin, de casualidad, descubrí que la misma editorial en lugar de publicar la continuación, había decidido editar los dos libros en una sola novela titulada La hija del mar. Y el destino quiso, que me topara con él de segunda mano y bien baratito. Así no me sabía tan mal tener un libro repetido y POR FIN, podría saber cómo acababa la historia que tan intrigada me dejó.

La hija del mar es la historia de Mary Read, desde que es una niña hasta que se convierte en la mujer pirata más temida y respetada de todos los mares. Todo empieza cuando la madre de Mary, sin recursos y viuda, decide que Mary tiene que hacerse pasar por su difunto hermano ante la adinerada abuela y así la pequeña ganará una educación impensable para una chica en aquella época y ambas un dinero que les permitirá vivir de manera más holgada. Mary, aprende a vestirse y comportarse como un chico, aprende sobre esgrima, equitación, letras, ciencias, ... Pero la fortuna les sonríe poco tiempo. Tras quedarse huérfana, Mary, siempre en el papel de un chico, entra a trabajar como recadero para una rica dama, quién le enseñará que existe todo un mundo en la Corte, lleno de intrigas y espionajes. Esas mismas intrigas obligarán a Mary a huir y por casualidades de la vida acabará en un barco de un corsario dónde aprenderá todo lo relacionado con la navegación. Mary descubrirá su gran pasión por el mar y lo bien que se le dan los abordajes. Pero la vida de Mary aún tiene que dar muchas vueltas: se inmiscuirá en la Corte francesa, formará parte de la caballería en una guerra en Flandes, será tabernera, cortesana en Venecia y finalmente, pirata. Todo ello, sin olvidar un tesoro que mucha gente codicia y una venganza que aún no se ha saciado.
 

La verdadera Mary Read
"Mary Read era uno de esos seres con los que uno no podía relacionarse sin quedar irremediablemente marcado. Había en ella demasiada energía, demasiada vitalidad y demasiado amor por la vida como para no alimentar a quienes estaban cerca de ella. Y, sin embargo, era demasiado libre como para limitarse a uno solo de ellos. Precisamente esa independencia era lo que la hacía más deseable y atractiva. Porque todos soñamos con apropiarnos de la libertad de los otros, como si así una parte de ella pudiese correr por nuestras venas y engrandecernos."

Dejé este libro para la primavera-principios de verano porque me pareció que el tiempo acompañaba más a este tipo de historias de aventuras, viajes en alta mar y piratas. Y lo cierto es que le ha venido como anillo al dedo. Eso sí, no os voy a engañar, el libro está protagonizado por una mujer pirata, pero el mundo de la piratería no tiene un peso tan relevante en la novela. Toma algo de relevancia hacia el final de la novela, siempre de refilón y en segundo plano, como si la autora fuera consciente de sus carencias en esa materia o no quisiera aburrir al lector. Así que en esta novela, hay muchas otras cosas: hay amistad, amor, pasión, celos, ambición, traición, odio, venganza, camaradería, ... Lo que disfruté muchísimo fueron la cantidad de localizaciones que aparecían en la novela, desde Francia a Inglaterra, pasando por Venecia, Estados Unidos o el Caribe. Siempre hay algo por descubrir en cada una de las paradas y una aventura que vivir.

También hay muchísimos personajes en esta historia, siendo siempre Mary Read el eje central. Algunos estarán de su parte y otros serán enemigos, pero todos ellos van moldeando el carácter de Read hasta convertirla en una implacable pirata. Me sorprendió muchísimo la cantidad de personajes que iban apareciendo a lo largo de la trama, algunos serán sólo circunstanciales y otros, piezas claves en la historia. Toda la trama está tan bien desarrollada que en ningún momento nos resulta extraño ni complicado seguir el hilo de la historia ni de los diferentes personajes.


Por momentos, la narración resulta trepidante, resultándome a mí más interesante toda la etapa previa a convertirse en una respetada pirata. Será porque es una Mary más inexperta y apasionada, una chica que tiene todo un mundo por descubrir con sus cosas buenas y sus cosas malas. Dónde más me aburrí fue en la etapa veneciana. Esa época es gran parte del segundo tomo del libro y personalmente me resultó la más odiosa. Fue como un escollo en mitad de la novela que había que solventar rápido para recuperar ese tono más liviano y aventurero de la historia. Quitando eso, la lectura es bastante ágil y amena.

Como os comentaba, La hija del mar es una novela basada en hechos reales. Así que resulta interesante porque te permite conocer diferentes sucesos que tuvieron lugar en numerosos países. Desde guerras hasta enfrentamientos en alta mar, pasando por costumbres e intrigas sociales en la refinada Francia a la vida en una plantación con esclavos en Norte América. También descubres qué diferencia hay entre un pirata o un corsario y qué hacían los gobiernos de la época para controlar la piratería que tanto daño les hacía. La autora se inspira en la vida de la famosa pirata Mary Read para traernos este relato y aunque gran parte de los hechos que nos cuenta sucedieron así, sí que es verdad, que hay otros que son totalmente de ficción. Eso sí, no voy a negar que le dan un giro muy interesante a la historia y que si hubiera sucedido así en la vida real, hubiera sido todo un puntazo.

Resumiendo, si os apetece leer algo entretenido y ligerito para acabar lo que queda de este verano, La hija del mar es vuestra novela.


  UN POCO MÁS DE...

Mireille Calmel nació en 1964 en el sur de Francia. A los ocho años le diagnosticaron una grave enfermedad que la mantuvo hospitalizada largas temporadas. Eso la impulsó a escribir y a los 15 años acabó su primera historia. En el año 2000, se publicó su primera novela, La boda de Leonor, con Leonor de Aquitania como protagonista. Con más de un millón de ejemplares vendidos en Europa, se convirtió en una de las autoras francesas de novela histórica más populares. Otros éxitos literarios suyos son La hija del mar, La venganza de Isabeau, La gruta de la Melusina y el reciente La marquesa de Sade. Sus novelas se han publicado en más de 15 países y se han vendido más de 11 millones de copias. Actualmente, vive en Aquitania junto a su marido y sus dos hijos centrada en la escritura de nuevas novelas.







martes, 4 de agosto de 2015

The Royals

Este infernal mes de julio ha sido el responsable de que yo ande desaparecida por el blog. Las olas de calor (más bien, tsunamis) que se sucedían una tras otra me han dejado agotada y sin ganas de hacer nada. Este año estoy llevando muy mal el verano, así que, en lugar de vivirlo, más bien me estoy limitando a dejar pasar el tiempo hasta que llegue septiembre y por fin, el tiempo nos de un respiro y yo vuelva a ser yo. Pero mientras espero a que lleguen tiempos mejores, aprovecho para ver series y he encontrado una que me ha gustado tanto que creo que os la debo recomendar.



The Royals es una de las series más divertidas y refrescantes que he visto últimamente. Podría decirse que es una mezcla entre Gossip girl y Dirty sexy money, con la única diferencia que se ambienta en Inglaterra y está protagonizada por la familia real británica. La he disfrutado a lo grande desde el minuto 1, me he reído mucho, me he "escandalizado" con algunas de sus tramas e incluso ha habido tiempo para emocionarse. Si os gustan las series en las que el dinero, las luchas de poder, los secretos y las traiciones están a la orden del día, The Royals es vuestra nueva serie.


El punto de partida es potente. La familia real británica tiene que hacer frente a un trágico suceso: la muerte del hijo mayor de los reyes y futuro heredero de la Corona. Este suceso, convierte automáticamente al joven príncipe Liam en el heredero, un puesto para el que no parece estar capacitado al haber vivido siempre a la sombra de su hermano mayor. Toda la familia real parece no darse cuenta del lugar que ocupan en la historia y su responsabilidad con el pueblo. El rey, cansado de la vida de lujo y despilfarro que lleva toda la familia real y cansado de los escándalos que les salpican a diario a causa de la vida disoluta de sus hijos, decide que el paso más lógico es convocar un referéndum para que el pueblo decida si quiere abolir la monarquía. Por supuesto, la familia real pondrá el grito en el cielo ante este anuncio. Nadie está dispuesto a abandonar su forma de vida. La reina no va a renunciar fácilmente al título por el que tanto ha sacrificado, el hermano del rey tampoco renunciará cuando lleva años codiciando el trono y los dos hijos del monarca claman por una oportunidad para demostrar que no son solo unos vividores. Estamos ante un conflicto de intereses y aquí cada uno va a jugar sus cartas lo mejor que pueda. 

Esta serie americana se estrenó a principios de 2015 y su primera temporada es muy cortita, sólo 10 capítulos que se ven en un santiamén. Se rodó en Inglaterra, así que ver panorámicas de Londres, el Tower Bridge o el Big Ben está garantizado. Para recrear el palacio real se utilizó el auténtico palacio de Blenheim, toda una delicia. La ambientación está muy conseguida, hay un justo equilibrio entre la tradición y la modernidad. Hasta el punto que a una no le importaría vivir en un palacio así hoy en día. También resaltaría el gran trabajo de vestuario que se ha llevado a cabo, consiguiendo con la ropa marcar las personalidades de cada personaje. Especialmente se nota mucho en el personaje de la reina, quien siempre luce espectacular con elegantes vestidos o en su rebelde hija, que siempre encuentra los vestidos más atrevidos o estrambóticos.

Con The royals no estamos ante una serie procedimental, sino ante todo un culebrón que se irá complicando más y más a medida que avance la trama. Porque a parte de la familia real hay todo un mundo: guardaespaldas, criados, el pueblo británico... Y todos tienen algo qué decir en esta serie. Se nota que los guionistas han trabajado mucho con los personajes. Hay bastantes como se puede ver en la primera foto de esta entrada, pero sólo os hablaré en más detalle de algunos para que os hagáis una idea de por dónde van los tiros.


El rey (Vincent Regan). Es la única persona sensata y responsable dentro de la familia. Conoce las obligaciones, el peso que supone un cargo de su nivel y es el único consciente de que la familia es un desastre y que están dando una pésima imagen pública.

La reina (Elizabeth Hurley). La actriz está espectacular en el papel de la reina de Inglaterra. Soberbia, calculadora, luchadora, dura, intransigente, traicionera, pero siempre perfecta y con mucho saber estar. Proyecta la imagen que todos esperan de ella y no duda en pisotear a quién haga falta para conseguir lo que quiere.

El príncipe Liam (William Moseley). Futuro heredero de la Corona Británica y gran desconocedor de las intrigas de palacio. Vive la vida con todos sus lujos y comodidades y está empeñado en conquistar a la encantadora hija de su jefe de seguridad, una plebeya.


La princesa Eleanor (Alexandra Park). Es una chica de gran corazón, pero también con mucho carácter. Es muy inteligente, pero también muy pasional. Llena de rebeldía, es casi como la oveja negra de la familia. Le encanta llamar la atención y provocar escándalos. Su filosofía de vida gira en torno al alcohol, las drogas y el sexo. Se podría decir casi autodestructiva, pero para mí uno de los mejores personajes. Su lado salvaje es el que nos da los momentos más sorprendentes.

El príncipe Cyrus (Jake Maskall). Es el hermano del monarca. Desde hace años ansía convertirse en el rey de Inglaterra, pero mientras su momento llega, disfruta de todos los lujos que le da su posición. Es un hombre inteligente, calculador y astuto, pero también cruel y déspota. Más le vale a cualquiera no ir en contra de sus deseos ni cruzarse en su camino. 



Jasper (Tom Austen). Es el guardaespaldas de la princesa y como tal es una persona seria, responsable, resolutiva y de confianza. ¿Seguro? Jasper se guarda más de un as en la manga y descubrir sus secretos nos tendrá en vilo buena parte de la temporada. La complicada relación que mantiene con la princesa da algunos de los momentos más hilarantes de la serie.



Confieso que empecé a ver esta serie porque salía Elizabeth Hurley y me picaba mucho la curiosidad ver a esta actriz en el papel de la reina de Inglaterra. Sin duda, creo que es una de sus mejores interpretaciones y he disfrutado muchísimo cada vez que aparecía. Además, he descubierto a Alexandra Park, una actriz que me parece guapísima y con mucho carisma. Las luchas dialécticas entre madre e hija nos han dejado grandes momentos.

The royals es uno de esos llamados guilty pleasure, con los que podéis pasar un muy bien rato. Poco más puedo deciros para que os animéis a verla. Os dejo el tráiler para que le echéis un vistazo. Si ya la habéis visto, contadme si coincidimos en opiniones y si pensáis verla, también :)