sábado, 28 de marzo de 2015

'Sonrisas y lágrimas' de María Von Trapp

 


Este año se cumplen 50 años del estreno en los cines del musical Sonrisas y lágrimas con Julie Andrews y Christopher Plummer.  Éste es uno de mis musicales favoritos. La historia, los personajes, las canciones y los paisajes hacen de esta película algo especial para mí. Es cierto que tiene algunos pasajes que se me hacen un poco pesados, pero en general disfruto como una enana cada vez que tengo la oportunidad de volver a ver la película. Para celebrar su aniversario, en lugar de ver la película por ¿quincuagésima? vez, decidí leer la "verdadera" historia de la familia Von Trapp escrita por uno de sus protagonistas, la novicia María.
 
Para los que no conozcáis la película (si no la habéis visto, por favor, dadle una oportunidad ya), os explico brevemente. Sonrisas y lágrimas narra la historia de una novicia que antes de convertirse en monja es enviada a la mansión de la familia Von Trapp para cuidar de los 7 hijos de un capitán viudo. En esa casa reina la disciplina y la seriedad, pero poco a poco María con sus canciones y alegría logrará llegar al corazón de los niños e incluso al del severo capitán von Trapp. Juntos formarán el grupo "Los cantores de la familia Trapp", justo en el momento en que el nazismo empieza a despuntar amenazando la libertad y la identidad de los austríacos. La familia tendrá que hacer las maletas, abandonar Salzburgo y buscar un nuevo hogar muy lejos de Europa.

Una vez puestos en antecedentes, debo deciros que me enfrenté a este libro con algo de miedo, porque aunque me moría de curiosidad por saber más sobre esta familia, temía que se estropeara la imagen tan idealizada que tengo de la película y me decepcionara la cruda realidad. Pero había que correr el riesgo.
 
 
La familia Trapp consiguió triunfar como cantantes en Estados Unidos. Debido a su éxito, en 1949 una publicación norteamericana pidió a la familia que escribiera un libro sobre su vida y María volcó en unas 300 páginas gran parte de las vivencias, esperanzas, temores, peligros y aventuras que vivió la familia a lo largo de un par de décadas. Dividido en dos partes, en la primera se explica más o menos los mismos hechos que narra la película y en la segunda, se centra en las aventuras de la familia Trapp, una vez se trasladan a Estados Unidos. Seguramente la segunda parte es mucho más interesante, ya que plantea un verdadero desafío a la familia. Deja de ser algo idílico y fácil, para convertirse en toda una aventura llena de obstáculos en la que será necesaria toda la inventiva para salir victoriosos.
 
Capitán Von Trapp
Suponía que el libro tendría ciertas diferencias con la película, pero no me esperaba que las licencias que se tomarían sería con los personajes.  
Por ejemplo, me sorprendió descubrir que el capitán no era tan fiero y estricto como lo pintaban en el cine. Incluso la propia familia Trapp quedó sorprendida por la imagen que le había querido dar Hollywood. En realidad, el capitán era un buen hombre, que amaba a su familia y que hacía todo lo necesario para hacerles felices anteponiendo incluso sus deseos y su lógica.

María Von Trapp
En cambio, la María del libro me decepcionó un poco. La imagen que se desprende está lejos de esa chica dulce, tímida y encantadora. María más bien era una mujer corpulenta, de mucho carácter y muy muy religiosa, hasta el punto que muchas de las decisiones trascendentales para la familia quedaban en manos de Dios. Se embarcaba en numerosos proyectos porque es lo que le pedía el corazón en ese momento, sin pensar en si serían viables o si podrían pagarlo. María siempre veía la parte positiva de la vida, no veía el riesgo y nunca perdía la esperanza. Una actitud muy loable, pero a menudo bastante inconsciente, cuando 10 niños dependen de ti, estáis en una tierra lejana y no tenéis ni hogar ni perspectivas de futuro. La impresión que me dio es que María era bastante fría con los niños y algo distante con ellos. Esto lo noté especialmente, cuando nos cuenta que los dos mayores se alistaron en el ejército y estuvieron luchando en Italia contra el nazismo. El lector no tiene la sensación que esté realmente preocupada por ellos. Más bien parece que confía en que Dios hará y deshará y que ella tiene problemas más inminentes y reales que resolver en casa.
 
Podríamos decir que el papel de los padres está intercambiado para la película y los niños que eran tan importantes en el metraje, en el libro prácticamente no tienen protagonismo. Son parte de la historia y están presentes siempre de fondo, pero el lector lo tiene muy difícil para identificarlos por edades, nombres o personalidades. Tal vez María intentó mantenerlos un poco en el anonimato, pero añoré saber un poco más de ellos, de sus ocurrencias o sus travesuras. Estoy segura de que en una familia con tantos niños la diversión debía estar asegurada.

Algo que me sorprendió mucho fue la ingenuidad, la inocencia y lo tradicionales que eran los Von Trapp. Contrastaban muchísimo con la sociedad norteamericana, mucho más pragmática y camaleónica, capaz de adaptarse a las circunstancias y avanzar. 

[...] habíamos descubierto que siempre que uno esté dispuesto a trabajar, América sigue siendo la tierra de las infinitas oportunidades. Es uno quién decide aprovecharlas. Y también descubrimos que este era el único camino para ser estadounidenses, parte de esta nación de pioneros: convertirnos nosotros mismos en pioneros.
 
Fácilmente se podía ver la rigidez de costumbres y educación de la vieja Europa en los Trapp, en contraposición con una sociedad menos anquilosada, más moderna y abierta de mente.
Esa falta de prejuicios era reconfortante. Los americanos no parecían estar preguntándote:"¿Quién eres?", sino "¿Qué hay de bueno en ti? Vamos a verlo". Te daban la oportunidad de que mostraras lo mejor que había en ti y luego te aceptaban por ello, ya vinieras de Polonia, de Rusia, de Inglaterra o de Austria.
 
Lo mejor del libro para mí fue entrar de lleno en la vida de esta familia y ser partícipe de todas sus aventuras. Ver como de la nada consiguieron crear un hogar e ir prosperando, como iniciaban proyectos a priori imposibles (la compra de una granja cuando carecían de experiencia gestionando una o la creación de un campamento de verano en plena Segunda Guerra Mundial) y conseguían que funcionasen a pesar de todas las dificultades económicas y de las diferencias socioculturales. Aunque también hubieron momentos difíciles, éstos se explican en el libro de forma muy ingenua, casi como si los viviera un niño. Se respira un aire de positivismo en toda la narración y a menudo es inevitable echarte unas risas, como por ejemplo, cuando María cuenta qué significó para ella subirse por primera vez a una escalera mecánica o cuando entró al metro. Otra anécdota graciosa fue que estando escasos de recursos, María se aficionó a las subastas de segunda mano, asistió a una en busca de una cama  y volvió a casa con un caballo en su lugar. La reacción de la familia, sorprendente.

Como éstas, hay mil y una anécdotas que te acercan un poco al día a día de una familia numerosa, que en Europa empezaba a gustar y a los americanos les acabó enamorando. Música, alegría, solidaridad, miedo, incertidumbre, lucha, valentía, inventiva y coraje, serán algunas de las cosas que encontraréis en este libro. Os animo a que si no conocéis la historia le deis una oportunidad a la película o al libro, lo que prefiráis, pasareis un buen rato, seguro.
 
Os dejo una imagen de la familia con la granja que construyeron de la nada en Vermont y otra en la actualidad en el famoso complejo turístico en que se ha convertido hoy en día. Dan ganas de hacer una visita ^_^
 
 
 
 
¿Vosotros conocías la historia de esta peculiar familia?
 
 
 
 
 
 

4 comentarios:

  1. ¡Hola! Sí conocía la historia de esta familia y comparto tu punto de vista sobre que la María real no era tan cariñosa y amable como la cinematográfica y que el padre amaba a sus hijos por encima de todo y era mucho menos estricto que el de la película; pero ya se sabe, el cine es el cine y si lo hubieran reflejado tal cual fue la película no hubiera tenido el mismo éxito. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí, fue un chasco descubrir que María no era tan idílica, pero seguro que si hubieran sido fieles al texto original, la película no hubiera funcionado tan bien :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. La película por supuesto que la he visto millones de veces, pero no sabía que hay un libro que cuenta la hisoria de los Trapp y me ha parecido muy interesante, aunque tiene que ser "raro" leer que María no es esa mujer dulce y sonriente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el libro es la mar de curioso porque conoces muchas más cosas de la familia Trapp, la pena es que está incompleto, pues sólo es un capítulo de sus vidas y seguro que pasaron muchas cosas después del final del libro. Investigando, he descubierto que a parte de la película de Julie Andrews, existen otras dos versiones cinematográficas anteriores (austríacas) que recrean las dos partes del libro escrito por María. Habrá que echarles un vistazo, a ver si en ésas son más "fieles" XDD

      Eliminar